Hubo al menos tres protestas simultáneas este martes, 11 de junio, por falta de suministro de gasolina en las estaciones de servicio en Ciudad Guayana. En Ciudad Bolívar también se registraron reclamos de conductores.

Desde el pasado viernes, 7 de junio, no llega gasolina a la estación de servicio Paseo Caroní II en Puerto Ordaz. No hay un argumento que justifique la falta de suministro, mientras que algunos conductores han estado desde la noche del jueves, otros desde el domingo, intentando cumplir con el plan de racionamiento por terminal de placa vehicular, que el gobernador Justo Noguera Pietri impuso en Heres y Caroní, y que no ha tenido ningún éxito; al contrario, las colas han empeorado.

Eran al menos 630 vehículos, con terminales de placas con números pares e impares que no han podido surtir de combustible, y trancaron las adyacencias de la estación de servicio, exigiendo solución.

“Primero nos dijeron que venía una gandola con 38 mil litros de combustible, y ahora salen con una información de planta de que no van a surtir, es una falta de respeto a la ciudadanía. Soy sidorista y no he podido ir al trabajo”, denunció Omar Rondón.

Denunciaron también la mafia con la venta de combustible, en la que funcionarios de la Guardia Nacional terminan siendo cómplices y beneficiarios de ello.

“Tengo niños especiales en mi casa y no puedo estar toda la semana en una cola, a menos que la pague a 20 dólares como hacen en esta bomba. Me niego a gastar mi dinero, que bastante me lo he sudado, pagándole en dólares a los guardias”, afirmó Jheyka Núñez.

En la estación de servicios de la estación Los Olivos también protestaron la mañana de este martes, al igual que en la avenida Centurión en San Félix, mismo escenario que se repitió en Ciudad Bolívar, donde también se aplica el racionamiento de suministro de combustible por terminal de placa.

La falta de un suministro regular en las estaciones de servicio, y que diariamente dejan al menos nueve de Puerto Ordaz y San Félix sin surtir, ha provocado un mayor colapso. Las colas de vehículos con placas que terminan en números pares e impares se juntan el mismo día, unos esperando lograr surtir el día que le corresponde, otros que quedaron pendiente el día anterior y esperan su turno. Los ciudadanos han sido condenados a pasar casi todos los días en una cola por combustible.

Los manifestantes instaron a los conductores del resto de las estaciones de servicio a protestar pacíficamente, para que las autoridades competentes den solución al problema de fondo, y no simplemente a un intento fracasado de organizar una cola.

En la mayoría de las estaciones de servicio no surten más de 13 mil litros diarios, para un máximo de 30 litros por vehículo.