“Este va a ser el año de la estabilización definitiva de la economía”, dijo este lunes el presidente de facto, Nicolás Maduro, durante la presentación de la memoria y cuenta 2018 ante la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente. Las acciones son las mismas aplicadas en meses previos. Ninguna apunta a revertir el descalabro económico.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Luego de presentar la memoria y cuenta 2018 y el Plan de la Patria 2019-2025 frente a la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, el gobernante de facto Nicolás Maduro anunció este lunes el ajuste del salario mínimo nacional en 300%, con lo cual la remuneración mínima legal varía de Bs. 4.500 a Bs. 18.000 a partir de este 15 de enero.

El primer anuncio, que los venezolanos habían presagiado días antes, es la repetición de una cadena de desaciertos económicos que en los últimos años han estado marcados por el aumento del salario mínimo por decretos firmados por Maduro, quien atraviesa una intensa fragilidad política por el desconocimiento de su segundo mandato por parte de diversos países del mundo y buena parte de la población venezolana.

“He decidido arrancando el año para dinamizar en esta lucha tremenda contra los factores de la guerra económica, colocar el valor de la unidad de cuenta, el petro, en 36.000 bolívares, que se adapte más allá del ataque que hemos recibido, lo cual implica que el salario mínimo nacional estará en medio petro -18.000 bolívares- para la clase trabajadora de Venezuela”, dijo.

Maduro sostuvo que a partir del 15 de enero comienza el proceso de adaptación automática de las tablas salariales de los trabajadores de la administración pública “y asumimos el apoyo al sector privado en el pago de las diferencias para que no tengan la excusa, quitarles la excusa de que este factor de corrección son causa de inflación, no lo son”.

“Este va a ser el año de la estabilización definitiva de la economía”, destacaba minutos antes durante la alocución, en la que no mostró números de hiperinflación ni desempeño económico ni un plan macroeconómico para revertir la crisis actual.

Al cierre de 2018, la Asamblea Nacional estimó que la inflación fue de 1.698.488,2%, una cifra histórica que colocó a Venezuela entre las tres naciones del mundo con mayor variación de precios en la historia, destacó el presidente de la Comisión de Finanzas del Parlamento, Rafael Guzmán.

El nuevo salario mínimo cubre apenas 15% de la canasta alimentaria familiar de noviembre, que el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) estimó en 121.719 bolívares. La remuneración mínima legal equivale, a la par, a 6,6 dólares mensuales en un ambiente de alta volatilidad de la divisa extranjera en el mercado ilegal, que este lunes cerraba por encima de los Bs. 2.600 por dólar.

El presidente de facto anunció que iniciarán un nuevo proceso de control de precios y, este 15 de enero, entra en vigencia a su vez el encaje legal de 60% en el sector bancario, que reconoció busca evitar la escalada del tipo de cambio paralelo. El encaje, afirmó, “es para que esos bolívares no sean utilizados en seguir presionando el dólar criminal a nivel nacional”.

15% de la producción en petros

Maduro ordenó a las 23 empresas básicas estatales, además de Pdvsa, vender 15% de su producción a mercados internacionales en petro. “El que no pueda cumplirla me dice y me entrega el cargo, de manera inmediata, tenemos que construir el ecosistema del petro”, dijo, al señalar que 15% es una meta baja.

A la Asamblea Nacional Constituyente le solicitó acelerar la aprobación de impuestos “a los grandes patrimonios”, a los que acusó de presionar el dólar no oficial. “Ha llegado el momento de construir un sistema tributario más justo, más igualitario, que equipare las cargas y más aún hoy que los que más tienen más dañan la economía metiendo esa inmensa masa de bolívares para presionar y justificar el dólar criminal que es el instrumento de guerra para indexar precios y dañar la tranquilidad económica de un país”, sostuvo.

Hace escasas dos semanas, el Ejecutivo nacional ya dio un paso en este sentido, al publicar el decreto N° 3.719 en la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.420 del 28 de diciembre de 2018, en el que establece que los sujetos pasivos que realicen operaciones en el país en moneda extranjera o criptodivisas, deben determinar y pagar las obligaciones tributarias en la misma unidad de cuenta.

Durante el tercer punto de la agenda, insistió en que los alimentos subsidiados entregados a través de los comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) sean entregados en el primer trimestre de 2019 cada 15 días, pero admitió que los suministros no son producidos en el territorio nacional. “La parte de la producción es a la que no hemos llegado todavía, producir (…) La meta debe cumplirse, la orden está dada, los recursos los tenemos”.

Maduro aprobó 1.037 millones de euros para el Plan Siembra 2019 para garantizar la siembra de 3.235.000 hectáreas. “El dinero se lo entregué ayer (domingo) al ministro Castro Soteldo, lo tiene en la cuenta, está buchón”, bromeó, en momento de intensa depresión de la producción agrícola nacional.

En medio de un deterioro urbano, debido a la falta de recolección de desechos sólidos y mal estado de la vialidad, anunció la creación de la Misión Venezuela Bella, una mezcla -dijo- de las misiones Barrio Tricolor, Chamba Juvenil y Cultura Corazón Adentro así como gobiernos locales y regionales, para hacer mejoras en las 50 ciudades más pobladas del país.