La actual administración está jugando a ahorcarnos (…) Nos han venido pagando como les da la gana”, denunció el trabajador Josmar Brazón.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Trabajadores de la Briquetera de Venezuela (Briqven), antigua Materiales Siderúrgicos (Matesi), reclamaron este lunes el incumplimiento de los beneficios laborales, aunado a la nula transparencia en el cálculo y pago de los salarios, en medio de una paralización de la industria que arrancó el 7 de marzo durante el primer apagón nacional.

“La actual administración está jugando a ahorcarnos (…) Nos han venido pagando como les da la gana”, denunció Josmar Brazón.

Los trabajadores de la briquetera, expropiada en 2009, tenían previsto realizar una asamblea este lunes en el portón principal. Relatan que al empezar a concentrarse había seis funcionarios de la Guardia Nacional en la entrada de la empresa. Asumían que la presencia militar se debía a la convocatoria. Al poco tiempo, les informaron que la flota no pasaría por falta de gasoil, pero los empleados presumen que fue una instrucción de la empresa para desmovilizar a la masa laboral.

Brazón explicó que los reclamos son numerosos y empiezan con la solicitud de que la compañía aclare cómo se está realizando el cálculo de los salarios. “Pagan un monto lineal, no hay discriminación en horarios, sino que todos cobramos el mismo salario (…) Hay semanas que nos dan 40 mil bolívares y no sabemos de qué, el presidente alega que es culpa de CVG pero si las briqueteras tienen un ente centralizado ¿por qué nosotros siempre estamos siendo discriminados? En Comsigua y Venprecar no están teniendo estos inconvenientes. En Comsigua, un trabajador fijo de día cobra cuatro veces más de lo que cobra uno del mismo cargo en Briqven”, puntualizó.

Además de la poca claridad en el cálculo salarial, el trabajador sostuvo que la estatal no cancela oportunamente las vacaciones, por lo que hay trabajadores que salieron de vacaciones el 30 de abril y aún no han recibido el pago correspondiente. “Cuando entregan las bolsas de alimentos, a los que están de vacaciones y reposo no se los entregan. Entonces, si no cancelas las vacaciones y los desincorporas de la nómina, ¿cómo se alimentan?”, cuestionó.

Desde septiembre de 2018, denunció, no se cancela el bono de alimentación ni el “bono del buen vivir” que equivale a 80% del bono de alimentación. “También pagaban las 21 comidas y eso tampoco se cumple”, dijo.

En la briquetera, agregó, arrastran también el impago de la diferencia de utilidades, estimada en 60%, “hay problemas para el pago de la matrícula escolar, recién pagaron de enero a abril con montos desfasados no acordes con las nuevas tarifas. No se nos están cancelando las prestaciones sociales ni los intereses de prestaciones”.

“No sabemos cuánto estamos cobrando. El trabajador puede es medio comer. Nos dan 80 mil bolívares y ¿qué podemos comprar con eso?”, agregó.

La situación de incumplimiento en los pagos y molestia laboral coincide con la paralización de la industria desde el 7 de marzo, cuando se registró el primer apagón nacional. “Solo estamos quemando el gas natural que viene de Anaco. Parte de las herramientas se las llevaron a Sidor. En la empresa no han dado explicación, pero sabemos que es por falta de equipos y pellas, porque la Planta de Pellas de Sidor está parada y las pellas de Ferrominera las llevan a su planta de briquetas”, informó.