Este jueves 18 de octubre está prevista la continuación de la apertura de juicio, que arrancó el pasado 3 de octubre.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La continuación de la apertura de juicio del trabajador de Ferrominera Orinoco, Rodney Álvarez, está prevista para este jueves 18 de octubre. El ferrominero tiene más de siete años detenido por su presunta participación en el homicidio del también ferrominero Renny Rojas, el 9 de junio de 2011, en el portón de la estatal del hierro.

El abogado defensor de Álvarez, Manuel Sarabia, informó que durante la apertura de juicio -el 3 de octubre- la jueza del Tribunal Décimo Segundo de Juicio del Área Metropolitana de Caracas, Paulette León, suspendió al abogado acusador por no asistir a la audiencia por cuarta vez. “Esto es prácticamente un decaimiento de la causa porque no hay elementos que lo condenen, lo que falta es que atestigüe la defensa para que la juez dicte su veredicto a favor del trabajador. No hay acusación”, reiteró.

Para este jueves, cuando está prevista la continuación del proceso judicial, Sarabia indicó que se esperaba la evacuación de testigos, pero este paso no se cumplirá, pues la jueza no notificó a las partes.

El abogado resaltó que la defensa recurrió a la Corte de Apelaciones, en donde estuvo dos meses el expediente del trabajador. Aun así, dijo, solicitaron un pronunciamiento y la respuesta fue que no había oportunidad para pronunciarse, “una bofetada contra el procesado Rodney Álvarez y quienes exigen justicia”.

“Estamos esperando el pronunciamiento de la Corte de Apelaciones para solicitar al Tribunal Supremo de Justicia su posición; y queda una sola escala para que esta causa salga a nivel internacional, aunque ya la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ofició al Estado para que se pusiera a derecho en este caso”.

Sarabia estima que, en este contexto, la audiencia será entre noviembre y diciembre de este año. “Por eso llamamos a los trabajadores a que sigan reclamando la liberación porque la presión ha sido importante en este caso. Esto obliga al Estado a decidir la libertad de este trabajador”, dijo.

Tanto la defensa como los movimientos sindicales que han manifestado su solidaridad con Rodney Álvarez señalan que el Gobierno busca encubrir al verdadero autor material del asesinato.