Desde Guayana viajará una nutrida representación de trabajadores de las empresas básicas, Hidrobolívar, maestros y sector salud, a la movilización que arrancará desde la plaza Morelos de Caracas este miércoles.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los trabajadores de las empresas básicas de Guayana, así como estatales adscritas a la Gobernación de Bolívar y del sector salud, acudirán este miércoles, 28 de noviembre, a la marcha de la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela desde la plaza Morelos en Caracas hasta el Palacio de Miraflores, en donde esperan entregar un documento de reclamos dirigido al presidente de la República, Nicolás Maduro.

“Vamos a marchar con destino probable a Miraflores para exigir al gobierno que respeten la Constitución, los contratos colectivos y los tabuladores salariales”, dijo el dirigente sindical de la reductora de aluminio Venalum, Fernando Serrano, quien resaltó que habrá una representación importante de las industrias de Guayana, que se movilizará con recursos propios.

El trabajador de la reductora destacó que razones para protestar hay de sobra. “Ningún trabajador tiene prestaciones legales; las utilidades fueron pagadas en tres partes con unos montos pírricos que apenas alcanzan para un buen almuerzo; las jubilaciones y las vacaciones están paradas; el pago de los intereses de las prestaciones tampoco se ha realizado; el pago de las funerarias y HCM está parado y la entrega de medicinas tampoco se está cumpliendo”, expresó.

Serrano identificó, en coincidencia con diversos dirigentes sindicales, que el caos se acentuó tras el nombramiento de Pedro Maldonado como presidente de la CVG. “Lo que ha traído es hambre y miseria, dolor y lágrimas a la familia guayanesa. Los trabajadores perciben Bs.S 1.800 que medio alcanzan para un día de desayuno”, cuestionó.

Las protestas laborales arrancaron luego del ajuste del salario mínimo de Bs. 3 millones a Bs.S. 1.800, vigente desde el 1 de septiembre. El aumento significó un aplanamiento de las tablas salariales, de modo que la diferencia salarial de un trabajador con más de 20 años de servicio con respecto a otro con poco experiencia y menor antigüedad es escasa.

“Estamos sobreviviendo vendiendo el que tiene dos televisores, uno; el que tiene cuatro pantalones, dos y así. Ahora los fines de semana que antes eran de disfrute, nos dedicamos a recoger ropa vieja para vender en El Perolero. Más del 50% de los hijos de los trabajadores están sin ir a la escuela porque las empresas no pagan las inscripciones y está en juego la entrega de juguetes de todos los trabajadores de la zona industrial”, manifestó.

Sobre este punto, indicó que no hay licitación, ni pedido, ni punto de cuenta ni la voluntad por parte del Ejecutivo de solicitar a los sindicatos y a la empresa el catálogo de juguetes que, año a año, las industrias entregan a los hijos de los empleados como parte de los beneficios establecidos en el contrato colectivo.

Quienes están al frente de cada empresa para coordinar la movilización a Caracas, precisó el trabajador, son Rolando Muñoz (Bauxilum), Miguel Eckar (Alcasa), Fernando Serrano, José Hidalgo, Ángel Brito (Venalum), Rubén González (Ferrominera), Ramón Gómez, Aristóteles Maneiro y Noel Hernández (CVG), Damaris Sarmiento (Corpoelec), Noris Cordero (Hidrobolívar), Migdalia Louis (Sidor), Gustavo Barrios (Ferroven), Richard Flores (Cabelum), José Castellanos (Comité de Derechos Humanos de Bolívar) y Hugo Medina, en representación de las asociaciones de jubilados.

También habrá una delegación de la Federación Venezolana de Maestros, las briqueteras, Maderas del Orinoco y sector salud.

Template by JoomlaShine