Los apresados serán presentados este domingo en tribunales, pese a que los trabajadores habían accedido a permitir los despachos de aluminio detenidos desde hace más de 15 días en protesta por las desmejoras salariales.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

       

Presentación en tribunales

Trabajadores fueron trasladados este sábado al Palacio de Justicia, pero la audiencia de presentación fue diferida para mañana. El viernes, un grupo de empleados de la estatal del aluminio accedió a liberar los despachos del metal a cambio de la excarcelación de los cuatro trabajadores de la industria, incluido el secretario general de Sutrapuval, recluidos en la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) en Puerto Ordaz.

Fuentes de la empresa informaron que se realizó la inspección antidrogas y se ordenó el traslado y carga del material al barco en muelle en la noche del viernes. Este sábado, la carga se detuvo por lluvias, pero esperaban se reanudara al cesar las precipitaciones.

“Tuvimos contacto con él. No se ve golpeado, pero lo noté nervioso. Evidentemente no pueden hablar libremente de lo que ocurrió”, dijo un familiar de uno de los trabajadores apresados, a las puertas del Palacio de Justicia este sábado.

Cristian Rivas, empleado de Venalum, expresó su rechazo a la presentación en tribunales de los trabajadores de la industria. “Nuestra preocupación es que nos sentimos burlados porque hicimos un acuerdo y la idea era que no se llegara a esta presentación”, señaló.

En la negociación verbal, dijeron, participó el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Pedro Maldonado.

Funcionarios de la Guardia Nacional detuvieron en la madrugada de este viernes al secretario general del Sindicato Único de Trabajadores Profesionales Universitarios de Venalum (Sutrapuval), José Hidalgo, así como a otros tres trabajadores de la industria del aluminio –Andrés Rojas, Noel Gerdez y Ernesto Morillo- en el patio de colada de la empresa.

La acción se produjo luego de tres meses de protesta laboral en Guayana que ha incluido la decisión de la organización sindical de Venalum de impedir los despachos de aluminio, hasta que la estatal y el Ejecutivo nacional mejoren los beneficios socioeconómicos de la masa laboral. Los ingresos de los trabajadores retrocedieron desde septiembre cuando el presidente Nicolás Maduro fijó el salario mínimo en Bs. 1.800 y aplanó las escalas salariales de las empresas de metales.

Trabajadores que estaban en la empresa relataron que el grupo de uniformados de la GN entró a las dos de la madrugada tipo comando por el portón 5, amarró y amordazó a los vigilantes e ingresó al patio de colada. Eran 11 vehículos y 80 funcionarios armados y encapuchados, estiman. “En colada llegaron repartiendo golpes, encañonando a los trabajadores en la cabeza, los tiraron en el piso y les quitaron los celulares y su dinero. Se los llevaron presos”, contó el trabajador David López, quien salió ileso, pues se resguardó en una oficina.

“Hasta personal que no tenía nada que ver los esposaron por bastante rato, y arrastraron, observé a uno con las muñecas marcadas con esposas y todo sucio, no me lo contaron, lo vi”, expresó un trabajador consultado, con más de 20 años en la empresa.

Los militares comandados por un capitán de apellido Reyes causaron destrozos en la estatal, rompieron puertas e, incluso, robaron artículos como café y azúcar que había en una oficina “y dos lingotes de aluminio”, relató otro trabajador que prefirió mantener su nombre en reserva por temor a represalias.

Había una lista de 16 a los que estaban buscando, expresó un trabajador de la empresa que fue agredido durante la detención. “A Andrés lo desmayaron a palos, con 17 años en Venalum y mira, es triste lo que hicieron. A mí me sacaron de la camioneta de Hidalgo, me dieron golpes y decían que este aluminio tenía que salir, que era una orden. Rompieron las oficinas para buscar a Douglas González y Franklin Gascón, que no estaban acá. Hay nueve trabajadores golpeados en la cabeza y en las piernas”, denunció.

Hasta las 10 de la mañana, los trabajadores desconocían el paradero de Hidalgo, así como los otros tres empleados de la industria del aluminio, pese a haber recorrido comandos militares y oficinas del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

López contó que en la tarde del jueves, funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) y el Sebin visitaron el patio de colada para conocer la situación y conminar a los trabajadores a levantar la protesta, que mantiene detenidos los despachos desde hace 15 días. “Les explicamos lo que estábamos peleando y nos mostraron una medida cautelar de la empresa. Les dimos un argumento y se fueron, pero la orden era liberar el aluminio como fuera. El vicepresidente de CVG para el sector aluminio, Alfonso Moros, quería sacar el aluminio como fuera a una empresa que no cumple los requisitos para comprar aluminio”, denunció.

Los trabajadores señalan que pese a que existe una nueva Vicepresidencia de Planificación Estratégica y Comercialización en la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Venalum no ha autorizado la venta del metal. Además, el presidente de la industria, Pedro Rafael Tellechea Ruiz, nombrado hace escasamente 14 días –el 30 de noviembre- no está en el país.

El inventario de aluminio en patios es de 6 mil toneladas de metal; mientras que en el muelle de la industria, un barco espera la carga de poco más de 3.600 toneladas. “Lo que se conoce es que la salida de ese material va a permitir el pago de otra materia prima que viene navegando, fluoruro, brea de alquitrán, coque metalúrgico y dos barcos de alúmina que llegan entre esta y la próxima semana. Este es un prepago de esa materia prima, pero es que si por lo menos viniera alguien de CVG y explicara, se sentara con el sindicato y dan calma sobre las exigencias, se bajara un poco la guardia”, manifestó otro trabajador de la industria.

Concentración en colada

La acción represiva motivó a los trabajadores a concentrarse en el patio de colada de la industria en la mañana de este viernes para exigir la inmediata liberación de los cuatro trabajadores, que se suman a los 11 trabajadores de Ferrominera Orinoco detenidos hace menos de tres semanas y en los que se incluye el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera Orinoco (Sintraferrominera), Rubén González, recluido en la cárcel de La Pica en el estado Monagas.

Los trabajadores señalan que la protesta en Venalum procura la reactivación de los beneficios establecidos en el contrato colectivo y que han sido abiertamente violados. La atención médica en las clínicas está limitada, por falta de pago; los salarios fueron desmejorados; el bono de alimentación no se entrega desde hace cuatro meses; no hay transporte para el personal y la entrega de juguetes ha sido descartada, de acuerdo con las organizaciones sindicales.

Frente a las exigencias, la política gubernamental ha sido de persecución y represión, justo lo que este jueves habían denunciado en Caracas en una carta entregada en la Presidencia de la República y dirigida al presidente Nicolás Maduro.

 
En la mañana del viernes, los trabajadores se concentraron en el área de colada de Venalum. Exigen la liberación de sus compañeros | Foto cortesía