Domingo, 08 Abril 2018 00:00

El ocaso del movimiento siderúrgico

A 10 años del prometido poder obrero siderúrgico, en la Siderúrgica del Orinoco apenas llegan buses a la empresa. La mitad de los trabajadores no van a la fábrica, el contrato colectivo es un misterio, no hay elecciones sindicales, la producción es ínfima y la acería está apagada.

El quinto incremento de lo que va de año vino acompañado por otros anuncios, entre los que se cuentan los bonos navideños y la incorporación al cono monetario del billete de cien mil bolívares, una medida que varios economistas habían advertido como urgente desde hace meses. El bono de alimentación también fue objeto de incremento en el cálculo aunque su total no alcance ni para cubrir el 10% de la canasta básica familiar.

El habitual esquema de repartición de beneficios en vísperas electorales no solo evidencia la ratificación de la política demagógica y clientelar del Gobierno, sino el desgaste de sus mecanismos de congraciamiento con la población: esa a la que reprime por exigir el cambio político, que desconoce para emprender un proceso constituyente, pero a la que pretende engañar prometiendo combatir la inflación con una Asamblea que aspira elegir el 30 de julio.

Las organizaciones empresariales lamentan que sea una política de Estado el abandono de la mesa tripartita, que establece la Organización Internacional del Trabajo. Advierten que las pymes que se mantienen activas están amenazadas de cierre.

Los empleados del servicio de emergencias y de Hidrobolívar, ambos entes adscritos a la Gobernación de Bolívar, cerraron este jueves la avenida Guayana en las adyacencias del 171. 

El contrato único del sector, firmado y aprobado, fue entregado el miércoles a la Inspectoría del Trabajo para proceder a su homologación.

El colapso económico de este 2016 espantó la creación de puestos de trabajo, por la caída de las ventas y los aumentos salariales

Viernes, 14 Octubre 2016 00:00

Desmontaje de las relaciones laborales

Los constantes aumentos de salario mínimo, inconsultos con empresarios y trabajadores, además de la partidización gubernamental de los sindicatos, son algunos de los elementos que terminan por desnaturalizar las relaciones laborales en Venezuela y aumenta el control del gobierno sobre las mismas.

Asdrúbal Oliveros considera que el aumento de salario va en detrimento del trabajador, y que los anuncios hechos por el gobierno no ayudan a atacar los problemas económicos desde la raíz. 

Cipriana Ramos rechaza las expropiaciones y los controles. Sobre el reciente aumento salarial afirmó que la medida agravará la crisis económica. 

Página 1 de 5