El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, confirmó que el estado brasileño de Roraima, fronterizo con Bolívar, será un punto de acopio y recalcó que 300 mil venezolanos están en riesgo de muerte si no ingresa la ayuda humanitaria.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En medio de una movilización monumental en Caracas, con decenas de marchas en simultáneo en el resto del país, el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, anunció que el próximo sábado 23 de febrero ingresará la ayuda humanitaria al país, una iniciativa que ha marcado la agenda política de las últimas semanas.

“Tendremos que ir en caravana, en protesta, en organización, en movilización, en acompañamiento y tendrán algunos días las Fuerzas Armadas para dos cosas: ponerse de lado de la Constitución, pero primero de lado de su humanidad para permitir el ingreso (…) Desde hoy acompañaremos a todos los sectores, transportistas, enfermeros, médicos, a organizarnos”, dijo.

El dirigente político informó, como había adelantado su representante en Brasil, que a partir de este martes 12 de febrero se abre como centro de acopio el estado de Roraima, en el norte de Brasil, punto que se suma al centro de acopio en la fronteriza Cúcuta en Colombia. Pero, habrá un tercero y un cuarto punto de acopio, afirmó.

Este fin de semana, las comunidades indígenas pemón del estado Bolívar pidieron no politizar la ayuda y dejaron claro que permitirán su ingreso, pese a que las autoridades militares en la frontera con Brasil ya recibieron la orden de no permitir el ingreso de insumos.

El sábado, anunció Guaidó, los voluntarios que participarán en la distribución de la ayuda humanitaria recibirán información en torno a la organización del ingreso de los insumos, mientras que el domingo se instalarán “campamentos humanitarios itinerantes”. Guaidó no detalló en qué consistirán estos campamentos.

“Generales, coroneles, tenientes coroneles, mayores, capitanes, tenientes, sargentos… permitan que ingrese la ayuda humanitaria, de una vez y por todas que cese la represión”, dijo.

El dirigente sostuvo que 300 mil venezolanos están en riesgo de muerte si no ingresa la ayuda humanitaria. “Ayer (lunes) mientras estaban distraídos hicimos la primera entrega de ayuda, pero también sabemos que no es suficiente, también sabemos que no es la solución definitiva y por eso hemos adelantado con el Plan País”, indicó, en alusión a la entrega de 85 mil suplementos.

En la marcha de Ciudad Guayana, cientos de personas clamaron por el rápido ingreso de la ayuda humanitaria. “Se han muerto decenas de niños por desnutrición, por enfermedades, esta situación no es tolerable y menos con la generación del futuro, necesitamos que ingrese la ayuda y haya cambio de gobierno”, dijo Amelina Inciarte, una ama de casa de 53 años.

“¿Es que no es suficiente tanta pobreza? ¿tanta demostración de rechazo? ¿qué otra prueba necesita Maduro para irse? Tenemos récord en hiperinflación, en violencia. ¡No queremos más esto!”, dijo Jesús Centeno, un transportista de 51 años, que abogó porque el gobierno abra las fronteras a la ayuda humanitaria. “No se trata de si son blancos o negros, es que necesitamos ayuda médica y alimentos”, agregó.

Antonio Vidal, un educador jubilado de 65 años, celebraba este martes que la vejentud fuera testigo de la lucha continuada por la juventud en pro del cambio político, teniendo como una de las primeras iniciativas la ayuda humanitaria. “Si en 1.814 lucharon con José Félix Ribas a la cabeza, son ahora los jóvenes los que vienen luchando por un cambio en nuestro país y eso me emociona mucho”, expresó.

Template by JoomlaShine