Traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio continuado son los delitos que se le imputan al parlamentario.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), servil a la dictadura venezolana, ha decidido admitir la responsabilidad del vicepresidente de la legítima Asamblea Nacional, el opositor Edgar Zambrano por delitos de traición, insurrección y rebelión.

En concreto se le imputan los delitos de “traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones e instigación pública a la desobediencia de las leyes y el odio continuado”, ha informado el TSJ en un comunicado.

La decisión está reflejada en una ponencia del magistrado Juan Luis Ibarra Verenzuela, integrante de la Sala de Casación Penal, que constata “la comisión flagrante de delitos comunes” y por ello rechaza el antejuicio de mérito. Por ello su enjuiciamiento corresponde a los tribunales ordinarios en materia penal.

Zambrano, diputado por el partido Acción Democrática, sería así investigado con delitos relacionados con el alzamiento de militares el pasado martes, 30 de abril.