Opinión

La reconstrucción de Venezuela supone avanzar a una sociedad donde el diálogo civil sea la norma política por excelencia. Pero primero hay que salir del tremedal. Y cuanto antes, mejor.
La pesadilla no terminará cuando cambiemos de gobierno. Terminará cuando cambiemos de mentalidad.
Ya se anuncia una nueva reunión supuestamente con los mismos fines electoralistas que pareciera haber tenido la anterior, pero sabemos muy poco al respecto. Con mucha claridad Estados Unidos y otros países solidarios han dicho que la única posibilidad de negociación es con relación al cese de la usurpación, es decir, el retiro de Maduro. Estamos corriendo el riesgo de enfriamiento del enorme apoyo internacional que hemos recibido hasta ahora.
De cara a lo nuestro, no huelga observar que el orden constitucional que se nos impone en 1999, a partir de la felonía que es origen de la tragedia corriente, lo primero que hace es anular la autonomía del municipio.
Bisagras también son esas personas que organizan grupo de ayuda, de esos que facilitan información hoy urgente para muchos venezolanos.
Template by JoomlaShine