Más de 22 fundaciones en Caroní se han sumado para la organización y veeduría de lo que será la distribución de medicinas y alimentos, que estarían ingresando a Venezuela a partir del 23 de febrero.

El Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL) en el municipio Caroní ofreció detalles sobre la que se espera sea el ingreso de la ayuda humanitaria, desde la frontera con Brasil, a partir del próximo 23 de febrero, como lo anunció el presidente interino Juan Guaidó.

Fátima Sequea, representante por las ONG, indicó que hay 60 delegaciones a través de las Naciones Unidas dispuestas a colaborar con Venezuela. En Caroní -destacó- hay una red de más de 22 fundaciones que se han sumado a colaborar y ser veedoras de que las medicinas y demás insumos lleguen a su destino.

El Colegio de Ingenieros en Puerto Ordaz tendrá una oficina para la recepción de informes médicos, a fin de hacer un diagnóstico para las distribuciones. Asimismo, afirmó que están en conexión con el alcalde de Gran Sabana, Emilio González, para estar informados del momento en que empiece a ingresar la ayuda humanitaria por la frontera con Brasil.

Entre las organizaciones que se han sumado está Cáritas diocesana -extensión de Cáritas Venezuela-. Su representante Lismaris Zamora, manifestó que están dispuestos a colaborar con la ayuda humanitaria, “siempre y cuando se respete el protocolo, hay que proteger la dignidad de las personas más vulnerables”.

“La ayuda humanitaria es el resultado del sufrimiento y dolor del pueblo venezolano, que ha sido estimulado por la crueldad de este gobierno de delincuentes, que se ha apoyado en la realidad paralela, una forma de conducta muy vieja enseñada por el comunismo, se habla del mar de la felicidad, de la Venezuela que no tiene ninguna necesidad de ayuda humanitaria... pero nada de esto justifica que 180 mil venezolanos aproximadamente, que no han debido morir, hayan muerto por falta de medicamentos”, cuestionó el doctor Guillermo Herrera, representante del sector salud.

Herrera enfatizó en que se trata de una ayuda sin tendencia política, por lo que insistió en no permitir que tenga una desviación.

Indicó también que “este primer lote de ayuda humanitaria va dirigido a las enfermedades crónicas, de donde han surgido esas 180 mil personas muertes, personas que pudieran tener una vida llevadera con recursos médicos, como enfermos de cáncer, de sida, padecimientos renales, hipertensos, diabéticos complicados. El ingreso de esos medicamentos, sobre todo también para los quirófanos, va a ingresar con el esfuerzo de todos nosotros. La distribución se va a hacer, pero las medicinas son de alto costo, lo que amerita y, estamos organizándonos para eso, que sean bien administradas y no pasen por otras vías a quienes no necesariamente lo ameritan con urgencia”.

El padre César Coa, en representación de las iglesias, aprovechó para convocar a este sábado, a una asamblea ciudadana que se realizará a las 8:00 de la mañana en la catedral de Ciudad Guayana, donde se crearán unas mesas de trabajo para la información y organización de la ayuda humanitaria.

“Buscamos la manera de crear una base de organización para que esta ayuda humanitaria sea llevada con organización y respeto, para que llegue a los sectores vulnerables y no se desvíe con otros intereses”, puntualizó.

El presidente interino anunció el pasado 12 de febrero que la ayuda humanitaria estaría ingresando a Venezuela el 23 de este mes. Cúcuta, en Colombia, fue el primer centro de acopio en recibir las donaciones. El segundo punto anunciado como centro de acopio es el estado brasileño de Roraima; y el tercero en Curazao.

Según informó este jueves el exgobernador de Amazonas Liborio Guarulla, a través de su cuenta en Twitter @LiborioGuarulla, ingresó a la entidad un lote de ayuda humanitaria a través de los ríos Guainía, Atabapo y Orinoco, en embarcaciones escoltada por indígenas venezolanos. Los insumos -agregó- llegaron desde Colombia, organizados por ONG, el Gobierno colombiano y organizaciones indígenas.