El presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconoció este sábado -durante la juramentación de la nueva directiva del Poder Ejecutivo- los errores y omisiones del Parlamento que, tras generar expectativas, dejaron una deuda pendiente con los venezolanos.

Este sábado fue juramentada la nueva directiva de la Asamblea Nacional para el período 2019-2020, la cual -como estaba previsto- quedó presidida por el diputado de Voluntad Popular, Juan Guaidó; en la primera vicepresidencia, Edgar Zambrano (Acción Democrática); como segundo vicepresidente, Stalin González (Un Nuevo Tiempo); Edinson Ferrer (Primero Justicia) como secretario; mientras que José Luis Cartaya se mantiene como subsecretario.

       
Desde hoy asumimos la responsabilidad de proponer, sumar y consultar con todos los sectores, organizaciones y liderazgos la ruta hacia la libertad. Es por eso que, Nicolás este 10 de enero desde la legítima @AsambleaVE no te vamos a juramentar”, escribió Guaidó tras el acto de juramentación en la red Twitter | Foto @AsambleaVE

Se trató de un acto que desde la noche del viernes estuvo marcado por la tensión, cuando empleados del Palacio Federal Legislativo hallaron un presunto artefacto explosivo. Sin embargo, en la mañana de este sábado se concretó la juramentación, a la que asistieron representantes de diferentes países, entre ellos el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos, James Story.

Juramentado como nuevo presidente de la AN, Guaidó evitó generar mayores expectativas de las que en períodos anteriores se trazaron que, reconoció, son hoy una deuda pendiente con los venezolanos.

“Sabemos que tenemos una deuda pendiente con los venezolanos, porque generamos expectativas, y por omisiones o errores no estuvimos a la altura requerida. Es importante reconocer que ante todo hoy estamos juramentando una nueva directiva de la Asamblea Nacional”, reconoció Guaidó.

Reiteró que el papel de la AN es “ejercer el mandato para lograr el restablecimiento del orden constitucional, legislar para devolver nuestro dinero saqueado y autorizar la ayuda humanitaria para mitigar la crisis humanitaria”.

En este sentido, expuso que la ruta o camino que busca lograr el pleno restablecimiento del orden constitucional se resume en tres fases: cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres.

“A partir del 10 de enero nos encontramos con una presidencia usurpada, no vacante. Estamos en dictadura y depende de todos los venezolanos, de la Fuerza Armada, salir de ella”, insistió.

Respaldo a la AN

Mientras que países miembros del Grupo de Lima, a excepción de México, instaron a Maduro a no asumir el próximo 10 de enero y transferir de forma provisional el Poder Ejecutivo a la Asamblea Nacional, hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas; la fracción parlamentaria 16 de Julio dio su voto “condicionado y con fecha de vencimiento” al nuevo presidente del Poder Legislativo e informó que no votaría para los cargos de la primera y segunda presidencia de la nueva directiva de la AN.

El embajador de Francia informó que no asistirá a la toma de posesión de Nicolás Maduro el próximo 10 de enero, y agregó que se trata de una posición conjunta de la Unión Europea.        

“Nuestro voto condicionado y con fecha de vencimiento (a Guaidó) es para que le cumpla al pueblo la enorme expectativa que se ha generado con respecto a este momento histórico y que ahora sí se cumpla con el mandato constitucional de llenar la vacante presidencial y lleve adelante un plan de acción al servicio de la transición”, dijo el diputado Biagio Pilieri, miembro de la fracción 16 de Julio, quien aclaró que el respaldo a Guaidó “no es un cheque en blanco”.

Aunque los diputados de la bancada oficialista dejaron de asistir a sesiones parlamentarias y reuniones de comisiones con la excusa del desacato de la legítima Asamblea Nacional; este viernes los diputados Eustoquio Contreras y Lucila Pacheco se incorporaron a este nuevo periodo de la AN.

Por otra parte, el presidente de la ilegítima asamblea constituyente, Diosdado Cabello, informó -bajo el mismo argumento de la sentencia de desacato- que Nicolás Maduro se juramentará el 10 de enero ante el Tribunal Supremo de Justicia.