Este es el segundo cambio gerencial que se da en las industrias de Guayana, luego del anuncio de reestructuración realizado por el ministro El Aissami y el presidente Maduro. 

En Gaceta Oficial, no han sido publicados los nombres de los nuevos directivos de la empresa. Sin embargo, uniformados de la Dirección General de Contrainteligencia Militar asumieron -desde el domingo- el resguardo de la estatal aurífera.

Trabajadores de la industria del oro coinciden en que la empresa se encuentra en un cierre técnico no declarado. Consideran que el abandono ha sido intencional, para favorecer luego a los capitales privados.

El Gobierno creó la operación Manos de Metal para evitar la fuga de oro por las fronteras venezolanas, informó este viernes el vicepresidente de la República, Tareck El Aissami. El contrabando de extracción es un problema de vieja data en el país, en el que han estado relacionados –incluso- militares de alto rango.

Cinco organizaciones se constituyeron recientemente para armar un bloque que permita vender el metal al Banco Central de Venezuela, además de obtener permisos para el manejo de efectivo, pues consideran que el comercio descontrolado del metal agudizó la escasez del papel moneda.

Las operaciones de adquisición de oro se deberán convenir con proveedores que hayan cumplido con sus obligaciones tributarias nacionales.

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la anarquía minera, respaldarla, para de allí llevar oro al Banco Central de Venezuela, un oro manchado de caos y sangre”, sostuvo un trabajador minero del sur de Bolívar.

El exdirector de la empresa, Jesús Guerra, alerta que el cierre inminente de la industria dejaría en el limbo a 4.500 trabajadores y sumiría en la “catástrofe” a los municipios del sur de Bolívar.

Trascendió que en el operativo se incautaron cuatro FAL, un fusil R-15, dos granadas, siete pistolas, tres revólveres y una escopeta. Todos los cadáveres presentan heridas por armas de fuego y aún no están identificados. Se trata de una nueva matanza que tiene su origen en la anarquía minera al sur del estado Bolívar por el control de los yacimientos, que hoy son reclamados por el Estado para el desarrollo del Arco Minero del Orinoco.

Las zonas estarán bajo la tutela de la Corporación Venezolana de Minería y la Empresa Nacional Aurífera, que recibieron el derecho a desarrollar las actividades primarias a través de un decreto presidencial.

Página 1 de 5

Los centros de coordinación policial Cachamay, 11 de Abril y Roscio han sido atacadas con armas de fuego y granadas en apenas cuat...

En otro caso en el que convergen el hacinamiento carcelario, la permanencia de reos en centros de detención preventiva y descontro...

Allanamientos violentos y sin órdenes judiciales suceden en la entidad desde 2017, efectuados por los oficiales. Los vecinos han d...

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La ...

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, estuvo en un foro de la Escuela de Derecho de la...